La incorporación de alimentos solidos

Cómo comenzar el proceso de destete

El destete, o la incorporación de los primeros alimentos sólidos, puede ser fascinante y estresante a la vez. Aunque puede que al principio no trague mucho, aprender a comer de una cuchara o con los dedos, y aceptar nuevos sabores y texturas marca una etapa muy importante en su desarrollo. Observá nuestra breve guía sobre el destete para ver cómo comenzar el proceso.

Cuándo iniciar este etapa

La incorporación de sólidos es una etapa muy importante en el desarrollo de tu bebé, y ambos tienen mucho que aprender. Por eso es importante permitir que tu bebé lidere el proceso y esperes hasta que dé señales de que está listo para este momento.

El Ministerio de Salud recomienda que esta etapa comience alrededor de los seis meses de vida. Antes de este momento, el sistema digestivo de tu bebé aún se encuentra en desarrollo, por lo que incorporar sólidos muy tempranamente puede incrementar el riesgo de infecciones y alergias1. Desde una perspectiva práctica, esta etapa es más fácil hacia los seis meses de edad ya que tu bebé posee un nivel de coordinación mucho mayor.

Algunos padres consideran comenzar con antes de los seis meses porque notan que su bebé tiene más hambre de lo normal, o porque ha comenzado a despertarse más frecuentemente por las noches. Sin embargo, es posible que estos cambios se deban a que esté atravesando una etapa de crecimiento repentino. Si tu bebé manifiesta estas señales, leche materna adicional o leche de fórmula deberían ser suficientes y su apetito debería volver a la normalidad bastante rápido2.

Nunca se deben incorporar alimentos sólidos antes de los cuatro meses. Si, luego de consultarlo con tu médico o profesional de la salud, decidís incorporar alimentos sólidos antes de los seis meses, hay determinados alimentos que debes asegurarte de excluir de su dieta ya que pueden causarle alergias alimentarias o enfermarlo. Estos incluyen alimentos que contienen trigo, gluten (una proteína que se encuentra el trigo, la avena, el centeno, y la cebada), nueces, maní, derivados del maní, semillas, hígado, huevos, pescado, moluscos, leche de vaca, y quesos blandos y sin pasteurizar. Podrás incorporar estos alimentos luego de los seis meses.

El comienzo

Al principio, la incorporación de alimentos sólidos se relaciona con incorporar la idea de comer más que de consumir muchas calorías o nutrientes. Es normal que al comienzo el bebé escupa la comida hacia afuera con la lengua a medida que se acostumbra a la sensación y al gusto de algo que es diferente a la leche. Con práctica, pronto aprenderá a mantener la comida en la boca y a tragarla.

A medida que tu bebé se acostumbra a comer alimentos, mantené la rutina habitual de amamantamiento o de fórmula: es una fuente importante de nutrientes durante la etapa del destete. Y recordá que la leche de vaca no es recomendada como bebida hasta que tu bebé cumpla un año.

Las frutas y los vegetales cocidos o procesados son ideales para los primeros sabores que tu bebé probará. Podés procesar frutas más blandas como la banana, el mango o la palta, sin necesidad de cocinarlos. Primero, ofrecele algunas cucharaditas una o dos veces por día. Luego, podés incrementar gradualmente la cantidad de intentos durante varias semanas hasta que hagan las 3 comidas diarias.

Incluí mucha variedad de vegetales en su comida principal, seguido de un postre a base de un lácteo con fruta.

En la primera etapa del destete, muchas madres ofrecen vitina preparada con leche materna o con la fórmula habitual. Esto también puede ser alternado con puré de frutas o vegetales para darle más sabor y textura.

Es mejor evitar incorporar alimentos cuando tu bebé tiene mucha hambre.

Es mejor evitar incorporar alimentos a tu bebé cuando tiene mucha hambre, ya que no podrá comer con la velocidad suficiente como para satisfacerse y puede que se sienta frustrado.

También debés asegurarte que no se llene con leche, ya que no le quedará lugar para seguir alimentándose y tampoco le interesará hacerlo. Idealmente, ofrecéle la mitad de la cantidad de leche que normalmente toma antes de intentar alimentarlo con sólidos.

Una alimentación equilibrada durante el destete del bebé

Una buena forma de ofrecerle una dieta equilibrada a tu bebé es comenzar el día con cereales en copos hechos especialmente para bebés, sin sal ni azúcar agregada.  Luego de los siete meses de edad, podés incorporar una avena de textura más espesa. Incluí diferentes vegetales en su comida principal, seguido de un postre a base de lácteo con fruta.

Incluí variedad de vegetales en su comida principal, quizás seguido de un postre a base de un lácteo con fruta.

La textura adecuada

En esta etapa, los purés blandos resultan ideales para ayudar a que tu bebé aprenda cómo tragar alimentos sólidos. Las manzanas, peras, zanahorias, y batatas son fáciles de cocinar y procesar. Aseguráte de pelarlos primero para remover cualquier cáscara que pueda ser muy dura para tu bebé.

Los sabores correctos

Intentá incorporar sabores simples, como calabaza, zanahoria y otros vegetales, antes de combinaciones más complejas. Cocinalas como lo harías habitualmente, pero sin agregarla sal, ya que puede perjudicar el sistema en desarrollo de tu bebé.

Alimentos a evitar

En esta etapa temprana del destete, hay algunos alimentos que el sistema en desarrollo de tu bebé puede encontrar difícil asimilar. Estos incluyen sal, y alimentos salados como el tocino, azúcar agregada, miel, que no es recomendable sino hasta el año de edad ya que puede contener la bacteria del botulismo; y frutos secos.

Referencias
1.Ministerio de Salud y Desarrollo Social Argentina. https://www.argentina.gob.ar/salud/crecerconsalud/primeranio/mes6a9/alimentacion  [Online].
2. Servicio Nacional de Salud del Reino Unido. Los primeros alimentos sólidos de tu bebé [Online]. 2013. Disponible en: www.nhs.uk/Conditions/pregnancy-and-baby/Pages/solid-foods-weaning.aspx [Ingresado en julio de 2014]