Guía para una adecuada lactancia

Una maravilla natural

Aprendé a amamantar

Aunque está considerada una de las cosas más naturales del mundo, puede que amamantar a la perfección te tome un tiempo, por eso creamos nuestra guía de lactancia con consejos para una lactancia exitosa. Por ejemplo, recostarte sobre almohadones puede ayudarte a sentir más cómoda y saber cómo ayudar a tu bebé a prenderse adecuadamente puede hacer que las cosas sean más fáciles para ambos. Para más consejos, observá el siguiente video sobre lactancia.

Consejos sobre la lactancia

Es innegable que la lactancia materna es lo mejor para tu bebé y algo completamente normal para los dos. Pero cualquier experiencia nueva, puede que lleve tiempo dominarla. Así que no te desalientes si al principio te resulta difícil. Con la técnica adecuada y un poco de práctica, verás como las cosas pronto mejoran. Teniendo esto en cuenta, hemos recolectado algunos consejos útiles para asegurarnos que estés en el camino correcto.

Hay muchas posturas diferentes en las que puedes amamantar. Si una no te funciona, probá con otra. A menudo, si te recuestas en una posición bien cómoda con tu bebé en el pecho, el se moverá solo hacia tu pecho para comenzar a alimentarse. O podés amamantar de costado. Sólo debés asegurarte que su cabeza y cuerpo se encuentren en línea recta y que sostengas su cuello, hombros y espalda cuando busca tu pecho.

Si tu bebé se siente cómodo, se alimentará mejor. Así que probá con diferentes posturas para encontrar la mejor. Recordá que también es importante que vos estés cómoda y asegurate de tener un vaso de agua cerca ya que ¡amamantar pueda dar mucha sed!

Seguir estos consejos puede ayudarte con la lactancia:

  • - Elegí una postura confortable en una silla cómoda o con almohadones.
  • - Sostené todo el cuerpo de tu bebé cerca, con su nariz alineada a tu pezón.
  • Permití que lleve la cabecita un poco hacia atrás para que su labio superior pueda ubicarse sobre tu pezón. Esto ayudará a que abra la boca.
  • - La parte posterior del cuello y los hombros debe tener apoyo, pero la cabeza debe estar libre para poder moverse.
  • - Cuando tenga la boca abierta, acercalo a tu pecho (y no al revés).
  • - Si tu bebé se prende correctamente, su labio inferior se acurrucará y la única parte visible de tu areola (la piel oscura alrededor del pezón) estará sobre el labio superior de tu bebé.
  • - Mientras se alimenta, las mejillas lucirán redondas y llenas. También buscá movimiento cerca de las orejas, eso es una buena señal de que está tragando.
  • - Todo su cuerpo debe estar frente a vos durante el amamantamiento, así que asegurate que su pancita esté contra vos todo el tiempo.
  • - Permití que mueva los brazos libremente mientras amamanta. Verás que permitirle que presione o toque tu pecho mientras se alimenta estimulará la leche.

Es natural que cada tanto tu bebé haga una pausa. Si amamantar te resulta incómodo, intentá usar una almohada de apoyo en forma de v. Una alimentación dolorosa puede ser consecuencia de que tu bebé no se esté prendiendo adecuadamente, así que cambiar de postura puede ayudar. Deslizá tu dedo entre el pezón y su boca para sacarlo suavemente, alejalo del pecho e intentá posicionarlo nuevamente. Te recomendamos consultar a una puericultora para que pueda darte asesoramiento personalizado.