El bebé de 6 meses de edad

Desarrollo y recomendaciones sobre nutrición

¿Queda algo de hierro?

A los 6 meses, las reservas de hierro comienzan a agotarse

Ahora que el sistema digestivo de tu bebé se encuentra más desarrollado y las reservas naturales de hierro con las que nació comienzan a agotarse, es el momento perfecto para incorporar los primeros alimentos. Una dieta sólida y más variada resultará vital para apoyar el continuo desarrollo cerebral y muscular de tu bebé de 6 meses.

¿Qué ocurre este mes?

Tu bebé de 6 meses está a punto de alcanzar un gran objetivo en su desarrollo – va a saborear un alimento “sólido” por primera vez. Si estás amamantando, esto puede sentirse como el principio de una nueva etapa ya que tu bebé ahora depende menos de vos para alimentarse. Sin embargo, la leche materna continuará siendo una parte muy importante de su dieta durante las próximas semanas y meses, en los que gradualmente irás incorporando los alimentos sólidos.

El destete a los seis meses coincide con el agotamiento natural de las reservas de hierro con las que nació tu bebé. Por lo tanto, es importante reponerlas con una dieta rica en hierro junto a su leche habitual.

El desarrollo del cerebro de tu bebé

A los seis meses, normalmente tu bebé podrá voltear y darse vuelta. Y, si lo sostienes mientras está de pie, pueden aguantar el peso sobre sus piernas1. Ahora se sienta sin ayuda y puede voltear la cabeza de un lado a otro, ¡lo cual puede parecer un inconveniente cuando intentas llevarle una cuchara a la boca!

Tu bebé puede responder e imitar tus sonidos y expresiones faciales. A medida que su memoria y su capacidad de atención mejoran, comenzará a aislar componentes de tu discurso y escuchará la forma en que las palabras forman oraciones. Todo esto ayudará a que su cerebro crezca y se desarrolle preparándose para hablar.

El fortalecimiento de sus músculos posteriores

Muchos bebés pasan su sexto mes de vida perfeccionando el arte de sentarse. Entre los cuatro y los cinco meses de edad pueden sentarse en una posición encorvada, pero a menudo se caen1.

A medida que comienzan a utilizar sus brazos para levantarse, las cosas son más fáciles. Y, una vez que sus músculos posteriores tienen la suficiente fuerza – normalmente a los seis meses – dependerán menos de sus brazos para sostenerse y finalmente podrán sentarse erguidos por sí solos1.

Incrementar sus niveles de hierro

El hierro es particularmente importante para el desarrollo cerebral de tu bebé. El hierro juega un papel primordial en el funcionamiento del sistema nervioso, permitiendo que las células neuronales transmitan información y que se desarrollen los procesos cerebrales2.

Una vez que ha comenzado la incorporación de alimentos sólidos, es importante reponer las reservas de hierro con alimentos que sean naturalmente ricos en hierro, como carnes rojas magras, pollo, huevos, legumbres, y verduras de hojas verde².

La incorporación de hierro

Para asegurarte que tu bebé incorpore suficiente hierro, intentá incluir purés hechos con alimentos como carnes rojas magras, pollo, huevos, guisantes, lentejas y verduras de hojas verdes en su dieta. Cuando pueda asimilar texturas más complejas, pescados grasos como el salmón y la sardina, resultarán también una buena fuente.

Combinar alimentos ricos en hierro con alimentos ricos en vitamina C ayudará a que el cuerpo de tu bebé de 6 meses absorba mejor el hierro. El pimiento rojo y verde, el kiwi, la banana, la naranja, el limón, la mandarina y las frutillas son buenas fuentes de vitamina C.

Obtener más de la leche

Si estás dándole mamadera, la leche de continuación también puede proporcionar una buena fuente de nutrición para tu bebé de 6 meses. Especialmente formulada para apoyar esta etapa de inicio de la alimentación complementaria, muchas leches de continuación están fortificadas con hierro para ayudar a tu bebé a obtener la nutrición que necesita en esta etapa.

Aquí comienzan los hábitos saludables3

Animate a ofrecerle muchos sabores y texturas diferentes a medida que incorpora alimentos sólidos. Esto puede hacer que el proceso sea más divertido e interesante para ambos. Además, puede que te llegues a sorprender con alguna de las preferencias de tu bebé. Recordá sin embargo que puede tomar hasta diez intentos para que un bebé acepte un sabor nuevo. Así que, si demuestra que determinado alimento no le gusta, no te des por vencida y ofréceselo varias veces, hasta puede llegar a convertirse en uno de sus favoritos.

Referencias
1. Crianza. Guía mes a mes con los objetivos del bebé [Online]. Disponible en: www.parenting.com/article/month-by-month-guide-to-babys-milestones [Ingresado en abril de 2014]
2. Ministerio de Salud. Valores Alimenticios de Referencia sobre Energía y Nutrientes Alimentarios para el Reino Unido: Informe del Panel sobre los Valores Alimenticios de Referencia del Comité de Aspectos Médicos de la Política Alimentaria [Online]. 1991. Disponible en: http://books.google.co.uk/books?id=iFkgAQAAIAAJ [Ingresado en abril de 2014]
3. Schwartz et al (2011) El desarrollo de hábitos alimentarios saludables durante la infancia: revisión de evidencia reciente y guías seleccionadas. Appetite 57:796-807