El desarrollo infantil: 24–36 meses

Momentos sensibles

Los dos años no tienen por qué ser terribles

Entre los 2 y los 3 años de edad, tu hijo comenzará a desarrollar habilidades importantes y evidenciará más su personalidad única. Una provisión continua de nutrientes a lo largo de esta etapa va a impulsar su aprendizaje y proveerle la energía que necesita para permanecer activo y alerta. Aprendé qué nutrientes son importantes en esta etapa y cómo asegurarte de que recibe la cantidad suficiente, incluso en los momentos que pueda estar quisquilloso.

El desarrollo de tu hijo continúa a gran velocidad entre su segundo y tercer cumpleaños. Está aprendiendo sobre sí mismo y sobre su relación con los otros y el mundo que lo rodea, a medida que es cada vez más capaz a nivel físico y gana en confianza.

Para cuando tu hijo tenga 2 años, probablemente ya vas a poder saber si es diestro o zurdo. Se habrá determinado su preferencia cuando estaba en el útero, pero puede tomar un tiempo detectarlo, ya que los niños generalmente usan ambas manos por igual cuando son bebés. Ser zurdo es relativamente poco frecuente, ya que sólo el 7-10% de la población adulta es zurda.

Cualquiera sea la mano que prefiera tu hijo, por lo general usará su lado dominante para garabatear, patear una pelota, y alimentarse. Incluso puede que use su mano preferida para lavarse los dientes, con un poco de ayuda.

En algún momento entre los 2 y los 3 años, es posible que notes señales de que tu hijo está desarrollando las habilidades y el control de esfínteres necesario para usar la pelela. Si puede avisarte cuando tiene el pañal mojado o sucio y comienza a mostrar interés por ir al baño, podrías intentar que deje los pañales.

Una alimentación saludable para el desarrollo continuo de tu hijo

El desarrollo continuo de tu hijo entre los 24 y los 36 meses de edad requiere una provisión continua de nutrientes. El hierro y la vitamina D son dos nutrientes vitales para esta etapa.

El hierro es un mineral que ayuda a transportar el oxígeno por el cuerpo y contribuye al desarrollo cerebral de tu hijo. Se encuentra en grandes concentraciones en la carne, el pescado graso, y los huevos, y también está presente en fuentes vegetales, como porotos o vegetales de hojas verde oscuro.

Más del 50% de los niños menores de 3 años no recibe la cantidad de hierro recomendada por día, así que como padres necesitamos conocer sobre este nutriente vital. Incluso si tu hijo acepta sólo algunas comidas, intentá alentarlo a comer por lo menos un alimento rico en hierro por día. Podés lograr que las carnes ricas en hierro sean fáciles de comer haciéndolas más blandas al cocinarlas a la cacerola o en guisos, o cortándolas bien finito. La vitamina C ayuda a que el cuerpo absorba el hierro, por lo tanto agregar vegetales a cada comida, o fruta como postre, maximizará su incorporación.

Si tu hijo continuara sin querer comer alimentos ricos en hierro a pesar de tus mejores esfuerzos por alentarlo, una leche de crecimiento fortificada en hierro puede ser una forma más fácil de satisfacer sus necesidades.

La cantidad de hierro recomendada por día para niños de entre 1-3 años es de 6,9 mg.

La vitamina D es importante para un desarrollo óseo saludable; ayuda a que el hueso absorba el calcio y el fósforo, que son esenciales para el crecimiento óseo de tu hijo de 2 años.

Las fuentes alimenticias de vitamina D incluyen la carne, el pescado graso y los cereales en copos fortificados. Incluir estos alimentos en la alimentación de tu hijo regularmente puede ayudar a aumentar su ingesta.

Alentar un desarrollo emocional saludable

Entre los 24 y los 36 meses, tu hijo está en una etapa importante de desarrollo emocional. Está aprendiendo acerca de los sentimientos y se va volviendo más empático con los sentimientos de los demás.

A veces, sus emociones pueden dispararse y esto puede asustarlos. En ocasiones, pueden experimentar más emociones de las que pueden manejar o comunicar, y esto puede llevarlos a hacer berrinches o incluso morder o patear. Esto le sucede a la mayoría de los niños en algún momento y la clave es mantener la calma. Las reacciones desmedidas pueden hacer que los niños se sientan ansiosos, así que es importante intentar evitar grandes exabruptos: explicar tus propias emociones puede ser una buena manera de lograr calmarte y obtener una perspectiva racional sobre la situación.

Podés ayudar a tu hijo a lidiar con sus emociones enseñándole los nombres y que está bien sentir enojo, tristeza, o frustración. Ser directa cuando sentís emociones similares puede ayudarlo a aprender que todos tenemos sentimientos.

Cuando el desarrollo de tu hijo da un paso hacia atrás

Los niños pequeños pueden retroceder en su desarrollo de vez en cuando. Puede ser una señal de que están abrumados por el gran desarrollo que están atravesando o puede ser una reacción ante un cambio, como la llegada de un nuevo hermanito.

Las regresiones normales de un niño pequeño incluyen un niño hablador que vuelve a señalar y llorar todo el tiempo, un niño que camina perfectamente que quiere ser cargado a todas partes, y un niño que aprendió a ir al baño y de repente tiene más accidentes. No te preocupes, las regresiones son temporales y, con un poco de atención y tiempo adicionales, tu hijo volverá a continuar su desarrollo normal.

Las regresiones son a menudo una llamada de atención o un pedido de consuelo, y generalmente pasan rápidamente.

La mejor manera de responder a una regresión es reconocer los sentimientos de tu hijo. Hacerle preguntas para averiguar la causa de sus preocupaciones o cambios en el comportamiento. Es probable que compartir tiempo los dos solos le brinde el consuelo adicional que tu hijo necesita para volver a sentirse como siempre.

Referencias
1. La Salud de los niños y jóvenes. Desarrollo infantil: 2-3 años [Online]. Disponible en: www.cyh.com/healthtopics/healthtopicdetails.aspx?p=114&np=122&id=1886 [Ingresado en mayo de 2014]
2. Servicio Nacional de Salud del Reino Unido. Vitaminas para los niños [Online]. 2013. Disponible en: www.nhs.uk/Conditions/pregnancy-and-baby/Pages/vitamins-for-children.aspx [Ingresado en mayo de 2014]
3. Resumen del Parlamento sobre la vitamina D [Online]. Disponible en: www.pagb.co.uk/media/pdfs/VitaminDParliamentaryBriefing.pdf[Ingresado en mayo de 2014]